image Fin del Euskalgym 12. image La adolescencia en el tapiz.

Miedo a la competición.

Drop us a line...

Send Message

REFLEXIÓN.
(Para entrenadoras y gimnastas)

Hay lecturas que me interesan ahora que inevitablemente conectan con mi vida deportiva. No me sorprendente cuando aquello que leo está relacionado con el arte .

Comparto esta reflexión porque creo que puede ser de gran ayuda.

Esta consideración versa sobre los nervios de las gimnastas antes de competir, que más bien tiene que ver con miedo a fallar o no hacerlo como realmente creen que pueden. Miedo a la decepción del entrenador y, sobre todo, a la propia decepción.

La gimnasta entrena en una situación irreal porque un entrenamiento nunca puede ser una competición. Los entrenamientos aportan experiencias diferentes: entrenar con molestias, entrenar cansada, entrenar con un problema del exterior que se ha traído al gimnasio… Estas experiencias le pueden ayudar para que en el momento de salir ante un público no altere su estado y poder sacar el trabajo que diariamente trata de hacer en los entrenamientos.

Pero en competición siempre hay una situación nueva. A veces impredecible, a veces imperceptible. Eso solo se aborda en el momento. Cuantas más situaciones se hayan trabajado entrenando, mejor. Ayuda a evitar el bloqueo. Pero siempre hay una nueva. Una emoción nueva, una situación nueva.

En competición podemos provocar una situación para centrar la atención de la gimnasta. A veces, simplemente se trata de cansar a la gimnasta antes de salir a competir (como hacía yo) pero controlando y teniendo en cuenta toda la competición. Eso provoca que que toda tu atención se dirija a soportar el cansancio durante el ejercicio y se olvide de esa nueva situación que no le está permitiendo trabajar bien. Además, muchos días las gimnastas entrenan con cansancio, así que internamente una sabe que puede aguantarlo y que no es algo imposible.

Esto me lleva a pensar en el comportamiento de algunas entrenadoras (afortunadamente una minoría). Algunas entrenadoras tratan mal a sus gimnastas cuando entrenan antes de salir a competir, porque están fallando el lanzamiento que normalmente sacan sin problema en el día día. Esa sería una situación nueva para la gimnasta: ver a su entrenadora como una histérica, y lo único que hace es añadir un problema al que ya tiene la gimnasta ante la competición.

Pero, ¿qué pasa con las entrenadoras que habitualmente tratan mal a sus gimnastas en los entrenamientos y lo hace también el día de la competición? Que tampoco funcionará, porque se trata de una situación habitual y la gimnasta seguirá teniendo el mismo miedo ante la competición.

Buscar un nuevo estímulo que no saque a la gimnasta de la concentración de su trabajo y que además le ayude a centrase más en él. Ese es el mejor regalo que le podéis dar a vuestras gimnastas ante un momento como es la competición.
❤️